• "Por fin insolvente" decía el titular del periódico alemán "Finance" sobre la insolvencia de Junghans. Y, quizás, dio en la diana. Desde que la sociedad matriz Egana Goldpfeil, a la que pertenecía Junghans desde el 2000, se desequilibró, a Junghans no le pudo pasar nada mejor ya que, por fin, pudo diseñar sus propias estrategias futuras específicas de su ramo, con independencia de los intereses del grupo.

    En Schramberg los gerentes Werner Wicklein y Matthias Stotz buscan, fervientemente, junto al administrador de insolvencia, un rescatador para esta empresa tradicional e incluso el alcalde, Herbert O. Zinell, les apoya en la búsqueda del inversor ideal para el que una vez fue el mayor empleador de la región. Como consecuencia de la petición por parte del ayuntamiento, el ciudadano de honor y empresario de Schramberg, Dr. Hans-Jochem Steim, visita las instalaciones de la fábrica y pronto llega a un acuerdo con el administrador de insolvencia y con la gerencia. Con el Dr. Hans-Jochem y Hannes Steim como nuevos propietarios, a partir de febrero de 2009, comienza un futuro prometedor para Junghans.

  • 2009

    Comienza una nueva era; la salvación está cerca