• Juegos Olímpicos de 1972. El mundo pone sus ojos en Múnich y en Junghans. Como cronometrador oficial de los Juegos, Junghans marca nuevos hitos en el cronometraje deportivo. Los bloques de salida, las instalaciones de control de salida y las barreras luminosas dobles conectados electrónicamente permiten registrar, controlar y documentar, claramente, tanto las salidas como las llegadas a meta.

    Con este desarrollo el cronometraje exacto de los logros del deporte de competición es una evaluación objetiva que no da lugar a dudas. Los récords se cronometran claramente. Junto con las primeras fotos de la meta en color del mundo de centésimas de segundo, Junghans se hace un nombre como cronometrador de competiciones deportivas.

  • 1972

    Momentos estelares para el cronometraje