Envío

 

Si necesita que nuestro servicio al cliente repare o realice un mantenimiento a su reloj de Junghans, le rogamos que para que el envío sea sencillo y no haya problemas, siga los siguientes puntos: Empaquete su reloj en un paquete estable y acolchado para protegerlo de las vibraciones.

 

Para utilizar su garantía de 24 meses, incluya con su reloj la tarjeta de garantía en vigor (o una copia del resguardo de compra original de un comercio autorizado).
Le recomendamos que envíe su paquete asegurado.

 
 

Garantía

 

Le damos una garantía de dos años a partir de la fecha de compra. Dentro de este plazo subsanaremos, gratuitamente, defectos de fabricación. Si bajo nuestro criterio esto no es posible o no es rentable, realizaremos la sustitución del reloj por uno del mismo modelo u otro similar de nuestra elección. Los defectos producidos por un trato incorrecto o un sobredesgaste, así como la correa, el cristal y la batería, si la tiene, no están incluidos en la garantía. Lo mismo es aplicable si se elimina o se hace ilegible el número de producción que se encuentra en la base de la caja del reloj. El importe de cualquier servicio de sustitución está limitado al precio de compra del modelo.

 

No nos hacemos responsables de ningún daño secundario ni colateral. El incumplimiento de las instrucciones de funcionamiento y conservación se considerará un trato incorrecto. En el caso de que vaya a hacer uso de la garantía lleve el reloj, junto con el justificante de compra y la tarjeta de garantía debidamente cumplimentada, a un comercio especializado autorizado por Junghans y, si es posible, al comercio especializado dónde adquirió el reloj.

Encontrará los comercios especializados que hay cerca de usted aquí.

 
 

Instrucciones de conservación y mantenimiento

 

Como cualquier otro instrumento de medición preciso a un reloj también se le tiene que hacer un mantenimiento regularmente para que siempre quede garantizado que funciona a la perfección. No le podemos dar indicaciones generales sobre la frecuencia con la que se debe realizar el mantenimiento ya que eso depende del modelo, del clima y del tipo y forma en que se trata y se lleva un reloj. La estanqueidad de un reloj puede mermar con el tiempo y esto está relacionado con el envejecimiento de las juntas. 

 

Los golpes también pueden influir en la estanqueidad.
Por eso le recomendamos que, en función del uso que le dé a su reloj, le realice un mantenimiento o revisión cada de 4 a 6 años que incluya una revisión completa de la marcha y el funcionamiento.

No coloque el reloj sobre altavoces o neveras que generan fuertes campos magnéticos y que, bajo determinadas circunstancias, pueden dañar su reloj.

 

Tras el baño en agua salada, enjuague su reloj siempre con agua del grifo.

Proteja su reloj de golpes, de la luz directa y la luz directa del sol.

Atornille la corona con cuidado para evitar que penetre agua en el mecanismo.

Presione y coloque la corona en la posición neutral para evitar que penetre agua en el mecanismo.

Limpie las correas de metal y las cajas estancas con un cepillo de dientes y agua con jabón y utilice un paño suave para secarlas.

Evite el contacto directo del reloj con disolventes o productos químicos, con perfumes, cosméticos, etc., ya que dichos productos pueden dañar la correa, la caja o las juntas.

Si es posible, no someta el reloj a temperaturas extremas (mayores de 60°C o inferiores a 0°C) y evite grandes oscilaciones de temperatura.

La estanqueidad de un reloj puede mermar con el tiempo y esto está relacionado con el envejecimiento de las juntas o con golpes importantes contra uno de los componentes responsables de la estanqueidad como, por ejemplo, la corona, los pulsadores o el cristal del reloj. Como se describe en nuestras instrucciones de mantenimiento le recomendamos que lleve su reloj para que revisen su estanqueidad una vez al año a un servicio técnico autorizado por Junghans.

Un cuidados específicos harán que la pueda disfrutar durante más tiempo:

  1. No ponga la correa en contacto con el agua ni la humedad para evitar decoloraciones o deformaciones.
  2. No exponga la correa a la luz solar durante un periodo de tiempo prolongado para evitar que pierda color.
  3. ¡Piense que la piel es permeable! Por tanto no la ponga en contacto con sustancias grasientas ni productos cosméticos. No es recomendable limpiar la correa con limpiadores para piel.
  4. Si tiene problemas con su correa de piel póngase en contacto con el comercio de Junghans más cercano.


Encontrará los comercios especializados que hay cerca de usted aquí.