La hora en cada rincón del planeta en la muñeca.

10.11.2020

El Meister Worldtimer refleja el incesante movimiento del mundo en todo momento y lugar.La hora en cada rincón del planeta en la muñeca.



El mundo nunca había estado tan interconectado como hoy en día. Los titulares dan la vuelta al planeta en tiempo real, las bolsas reaccionan bruscamente a cambios que ocurren en continen-tes lejanos, y la velocidad y la cantidad de información están en constante crecimiento. Por si fuera poco, las relaciones comerciales no es lo único que hace tiempo que traspasó las fronteras nacionales: también la familia y los amigos los tenemos repartidos por todo el mundo. El avance de la digitalización está poniendo a prueba las leyes del espacio-tiempo.

Esta sensación de permanente interconexión global ha inspirado a Junghans para la creación de su nuevo Meister Worldtimer. Se trata de un reloj que representa, con la mayor elegancia, ese movimiento continuo en que se encuentra el mundo. La esfera tiene una apertura radial que deja al descubierto un disco horario de color gris que muestra la hora en 24 lugares de forma simultánea. Cada hora del día está asociada a una ciudad en representación de toda su zona horaria. Quien esté fuera por trabajo y quiera dar las buenas noches a sus seres queridos, solo tendrá que fijarse en las horas en negro, que son las que corresponden a los lugares donde son entre las 7 de la tarde y las 6 de la mañana.

El diseño del Worldtimer es magistralmente clásico y tradicionalmente elegante. Los principales indicadores, de forma cóncava, están integrados armoniosamente en la hora global. Además, las manecillas en forma de delfín informan de forma clara sobre la hora del lugar donde se está. Mientras que la esfera muestra cómo va cambiando la hora alrededor del globo, la base trans-parente de cristal de la parte posterior de la caja permite asomarse al maravilloso mecanismo automático del interior.

El Meister Worldtimer nos recuerda que incluso en este incesante mundo globalizado hay mo-mentos para la calma y que, aunque nuestros seres queridos se hallen en otras zonas horarias, están viviendo el mismo momento que nosotros.