Espíritu olímpico en tiempos excepcionales.

27.04.2020

La edición limitada 1972 Chronoscope Edition de Junghans refleja el carácter extra-ordinario que distingue a los Juegos Olímpicos.



La historia de las Olimpiadas es una historia excepcional. Desde la celebración de los primeros Juegos Olímpicos de Verano de la era moderna en Atenas en el año 1896, a la luz del espíritu olímpico –«más rápido, más alto, más fuerte»– hemos vivido momentos de todo tipo, desde los más inverosímiles, hasta momentos dramáticos y revolucionarios. En la primera mitad del siglo XX, dos guerras mundiales obligaron a su suspensión durante algunos años. Después, las tensiones internacionales provocaron el boicot por parte de varias naciones y diversos atletas utilizaron el escenario que les brindaba el acontecimiento deportivo para poner de manifiesto sus protestas políticas. Este año los Juegos deberán ser pospuestos por primera vez, lo que pone de manifiesto una vez más que las Olimpiadas no pueden sustraerse a la actualidad mundial.

La 1972 Chronoscope Edition de Junghans es un doble testimonio del carácter extraordinario de la historia de los Juegos Olímpicos y una pieza de coleccionista muy especial. Por un lado, el diseño del llamativo cronógrafo rinde homenaje a los Juegos Olímpicos de Múnich 1972, cuando la actuación de Junghans como cronometrador oficial marcó el comienzo de una nueva era en el cronometraje deportivo de alto nivel gracias al uso de instrumentos de medición diseñados ad hoc. Por primera vez se conectó entre sí electrónicamente las pistolas con los bloques de salida, y se garantizó una evaluación de los tiempos de carrera que por su precisión no admitía impugnaciones.

Por otro, el diseño de esta edición especial, limitada a 150 ejemplares, está inspirado en la bandera de Japón, el país anfitrión de los próximos Juegos de Verano, que serán pospuestos por razones de fuerza mayor. 

Sobre el fondo blanco radiante de la esfera del reloj destaca en rojo la esfera auxiliar del segundero pequeño, el mismo tono que pone la nota de color en el borde de los característicos huecos de la correa de cuero. Junto con la correa de cuero en blanco, la edición especial viene con una correa intercambiable de estilo deportivo en color rojo. El bisel giratorio y la función de parada con una precisión de 1/5 de segundo invitan a los aficionados a vivir la emoción de medir los mejores tiempos.

La edición limitada 1972 Chronoscope Edition de Junghans simboliza la agitada historia de las Olimpiadas y demuestra que, al final, el espíritu olímpico prevalecerá.