Momentos especiales con los nuevos modelos de JUNGHANS max bill

27.10.2017

Estos relojes encantadores y minimalistas com-pletan la familia de los clásicos del diseño puristas con un nuevo toque.



El orgullo de haber aprobado un examen final, la satisfacción después de una entrevis-ta de trabajo exitosa o la felicidad íntima de un aniversario en pareja: los momentos en los que encauzamos nuestras vidas y celebramos nuevas metas están marcados por una pureza y felicidad especiales. Son ocasiones en las que regalamos algo o en las que nos damos una alegría a nosotros mismos y que recordamos durante toda la vida.

Esos momentos los revivimos de nuevo con especial alegría cuando echamos un vistazo a nuestros modelos max bill dorados. Estos relojes encantadores y minimalistas com-pletan la familia de los clásicos del diseño puristas con un nuevo toque: los números y la fecha resaltan en la esfera blanca con sus colores púrpura y azul noche y remarcan así la tipografía característica de Max Bill. Este colorido también se refleja en las co-rreas. A juego con la clara línea de formas de la caja dorada surge un reloj elegante y de diseño consecuente, que cada vez que lo miramos en nuestra muñeca nos hace ser conscientes de que es un reloj especial para ocasiones especiales.

La línea JUNGHANS max bill

Fiel a la premisa "Primero la función y, después, la forma", el artista y alumno del Bauhaus Max Bill creó un reloj de una naturaleza especial. El diseño lógico de la esfera del reloj de cocina del año 1956 marcó la historia del diseño como el reloj de pared Max Bill y se convirtió en una carac-terística de sus relojes, lo que más tarde, en 1961, le llevó a diseñar los primeros relojes de pulse-ra Max Bill. El artista daba especial importancia a la combinación de utilidad y belleza. De sencillez constructiva y siempre a la búsqueda imparable de la perfección estética, estos clásicos del dise-ño de la línea max bill by JUNGHANS se siguen fabricando hoy en día sin apenas modificaciones.

JUNGHANS max bill Damen Equipamiento

Mecanismo:   Mecanismo de cuarzo J643.29
 
Caja:   Acero fino recubierto por PVD Ø 32,7 mm, altura 6,9 mm, plexiglás duro abombado con recubrimiento para una mayor resistencia a los arañazos
 
Esfera/manecillas:  Blanco mate, esfera y manecillas luminiscentes Super-Luminova respetuosas con el medio ambiente
Particularidad: impresión de la esfera y fecha en un color que combina con el color de la correa de piel
 
Correa:   Correa de piel con cierre de hebilla con recubrimiento por PVD
Particularidad: desbloqueo rápido para un cambio rápido y sencillo de la co-rrea de piel
 
Estanqueidad:   Protegido contra salpicaduras de agua

 

JUNGHANS max bill Quarz Equipamiento

Mecanismo:   Mecanismo de cuarzo J645.33
 
Caja:   Acero fino recubierto por PVD Ø 38,0 mm, altura 7,9 mm, plexiglás duro abombado con recubrimiento para una mayor resistencia a los arañazos
 
Esfera/manecillas:  Blanco mate o plateado, impresión de la esfera y manecillas luminiscentes Super-Luminova respetuosas con el medio ambiente
Particularidad: impresión de la esfera y fecha en un color que combina con el color de la correa de piel
 
Correa:   Correa de piel con cierre de hebilla con recubrimiento por PVD
 
Correa de piel con cierre de hebilla con recubrimiento por PVD Estanqueidad:   Protegido contra salpicaduras de agua

 

Junghans – El reloj alemán

La Uhrenfabrik Junghans se fundó en 1861 en Schramberg, en la Selva Negra. Sus 150 años de experiencia en precisión y diseño de relojes quedan reflejados en importantes hitos históricos: en 1903, Junghans era, con más de 3.000 trabajadores, el mayor fabricante de relojes del mundo. El desarrollo de mecanismos precisos hace que en 1951 la empresa se convierta en el mayor fabri-cante de relojes de Alemania y en 1956 en el tercero del mundo. En los Juegos Olímpicos de 1972 de Múnich, Junghans marca nuevos hitos en el cronometraje como cronometrador oficial. Tras una movida y exitosa historia empresarial, desde 2009, los empresarios de Schramberg, el Dr. Hans-Jochem y Hannes Steim, son los nuevos propietarios de esta empresa tradicional. Cada uno de nuestros relojes se fabrica en Schramberg bajo un gran amor por los detalles, una gran exi-gencia en cuanto a calidad y diseño, así como, una gran competencia tecnológica. La colección incluye relojes carismáticos: los relojes Meister, que se fabrican desde los años 30, reflejan la historia y el pasado de la empresa. Ya en 1956, Max Bill diseñó relojes que se han convertido en auténticos clásicos. Acuñados por la filosofía de la Bauhaus, se han fabricado hasta nuestros días casi sin modificaciones. Con la invención del primer reloj de pulsera radio-controlado, Junghans estableció un nuevo hito en 1990: una tecnología que, hoy en día, se sigue utilizando con la energía solar, respetuosa con el medio ambiente. Una diversidad tan única como los relojes con la estrella.