La pasión tiene prioridad.

 

Arthur Junghans estaba fascinado por los relojes y los automóviles, pasión que heredó a sus hijos. De esta pasión no solo han surgido muchos relojes de automóvil, sino también numerosas patentes y productos. Por ejemplo, en 1905 un velocímetro o en 1924, en colaboración con la empresa Leitz de Wetzlar, el "Viadicator", un predecesor de la luz intermitente. En la actualidad, los modelos Meister Driver siguen la tradición de los tableros de automóvil y retoman los detalles de sus modelos históricos. Déjenos llevarlo por un viaje del pasado al futuro.